Día 7: Berlín

Berlín

Salímos pronto con destino a Berlín, el tren parte puntual y en escasas 2 horas llegamos a la estación. Una vez aquí, buscamos la manera de llegar al hotel, realmente fue sencillo, mediante el Straßen Bahn, tras 20 minutos llegamos sin problemas.

Después de descargar el equipaje, fuimos a visitar la zona cercana al hotel y lo primero que nos encontramos fue la Gedächtniskirche o Iglesia Memorial del Kaiser Wilhem I. Tiene la peculiaridad de mantenerse actualmente tal y como quedó tras el bombardeo de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Realmente es impactante ver algo en estas condiciones en medio de un distrito urbano con edificios actuales:

Muy cerca encontramos el Zoo de Berlín, es el zoo con más especies del mundo. Tiene diferentes entradas, una de las cuales da justo a parar a la iglesia del Kaiser Wilhem.

Al cruzar la carretera nos encontramos con el primer Ampelmann, son los típicos símbolos que se utilizaron durante la República Democrática Alemana.

Decidimos ir caminando hasta llegar a la Siegessäule, la estatua de la victoria, que se alza en mitad de una rotonda, uniendo así cinco grandes avenidas de Berlin. Es posible subir a lo alto de ella, pero para ello tendréis que subir 285 escaleras.

SIEGESSÄULE
Precio: 3 €.
Horario: De Abril a Octubre: de lunes a viernes de 09:30 a 18:30. Sábados y domingos de 09:30 a 19:00. De Noviembre a Marzo: de lunes a viernes de 10:00 a 17:00. Sábados y domingos de 10:00 a 17:30

Encarando la avenida, justo a los lados tenemos el conocido Tiergarten, el segundo parque más grande de la ciudad, llama mucho la atención que en medio de la ciudad haya un parque de semejantes dimensiones. Las vistas desde arriba de la estatua de la victoria nos permiten ver las dimensiones del parque:

Continuamos por la avenida, hasta que nos fijamos que entre los dos carriles por donde circula el tráfico, se alza una piedra Memorial al Muro de Berlín. Por el lugar donde antes se alzaba el muro, a día de hoy hay una traza de ladrillo rojo que rememora que hace unos años la ciudad estuvo divida en dos: la RFA (República Federal de Alemania) y la RDA (República Democrática de Alemania).

Justo al lado, tenemos el Monumento Memorial a los soldados soviéticos, dos tanques y un soldado conmemoran a los soviéticos caidos que lucharon en la guerra contra la Alemania Nazi.

A pocos metros, pudimos ver de cerca La Puerta de Brandemburgo, era la puerta de acceso al "nuevo Berlín". Coronada por la diosa de la paz Irene tirando de una cuadriga. Situada en la plaza Pariser Platz y al lado del Reichstag, forman un paisaje impresionante.

Aquí podemos ver el Reichstag, la sede del Parlamento Alemán, de la que destaca su increíble cúpula. Cuando lo visitamos no era necesaria reservar la entrada, a día de hoy en cambio, es necesario que reserveis una entrada para poder subir a la cúpula de cristal.

REICHSTAG
Precio: Gratuito.
Horario: Todos los días de 8:00 a 24:00 horas. (Última entrada a las 22:00 horas)
Enlace: Link.

Hay que esperar una cola para poder subir a la cúpula, pero su interior hace que merezca la pena la espera:

Tras la visita al Reichstag, bajamos para ver uno de los monumentos más impresionantes y a la vez simples que podrémos encontrarnos en Berlín, el monumento a los judíos de Europa asesinados, 19.000 metros cuadrados de losas de hormigón de diferente tamaño, sencillamente impone el tamaño y las dimensiones del recinto:

Llegados a este punto y después de tanto andar, volvimos al punto inicial, pero esta vez haciendo uso del metro que nos dejará nuevamente en la Zoologischer Garten. El sol estaba cayendo sobre la iglesia del Kaiser Wilhem y la estampa era preciosa:

Volvimos al hotel, cansadísimos de tanto andar, pero con unas ganas inmensas de que llegara el día siguiente para continuar con la visita a la ciudad.