Día 4: Cracovia

Cracovia

Es nuestro último día en la ciudad y aprovecharíamos la mañana para ir a Wieliczka y ver sus famosas minas de sal. El pueblo se encuentra a 15 Km de Cracovia y sus minas tienen una profundidad de 327 metros y posee una longitud de más de 300 Km de galerías y pasillos en las cuales podemos ver multitud de figuras esculpidas por los propios trabajadores de la mina.
La forma más fácil de ir sería contratar un tour, aunque al ser una de las opciones más caras, la descartamos. Nosotros optamos por ir en autobús, nos dirigimos a la parada de la calle Kurniki, justo al lado del centro comercial. Cogímos el autobús 304 que nos llevaría a nuestro destino. Debemos bajarnos en la parada Wieliczka Kosciól.

Wieliczka

Tras andar unos metros llegamos a la entrada donde se pueden adquirir los tickets, hay varios pases en función del idioma que deseemos. Nosotros tuvimos que elegir hacer el tour en inglés porque por 15 minutos habíamos perdido el tour en español.

MINAS DE SAL
Precio: Adultos: 89PLN. Menores de 4 años y estudiantes menores de 26: 69PLN.
Horario: Desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre: de 7:30 a 19:30 horas. Desde el 2 de noviembre hasta el 31 de marzo: de 8:00 a 17:00 horas.

La guía nos indicó que lo primero que hay que hacer es descender unas 380 escaleras de madera. Conforme íbamos descendiendo empezamos a notar que la temperatura descendía cada vez más. Recomendamos ir abrigados, a pesar de ser verano, llevad al menos una sudadera. Al asomarnos al hueco de la escalera vemos lo que todavía nos quedaba por descender.

Una vez llegamos abajo, atravesamos los primeros túneles de la mina, es impresionante ver cómo esta construida la galería.

Atravesamos los primeros túneles y pudimos ver las primeras figuras talladas en sal, en una de ellas podemos ver a Copérnico y al Rey Casimiro el Grande, fue quien instauró una ley para la gestión de las minas. Destacar que no sólo las figuras son de sal, el suelo, paredes y techo de las galerías están talladas en sal. Una verdadera obra de arte.

Es muy curioso porque al tocar las paredes con la mano, se quedaban los restos de sal:

Durante la visita no sólo veremos figuras talladas en sal, también podemos ver mecanismos que utilizaban para sus tareas diarias. Muchos de estos mecanismos eran impulsados por caballos. Los caballos que bajaban a esta mina, no volvían a salir de ella. Debido a las condiciones en las que se encuentra la mina y las propiedades del aire, los caballos conseguían vivir mucho más tiempo que en la superficie. Como curiosidad, el último caballo trabajó en la mina hasta 2003.

Es increible atravesar los túneles y los pasadizos, ver capillas en las que se celebraban misas, aunque la más bonita y la más impresionante de ellas es la Capilla de Santa Kinga. Se encuentra a 100 metros bajo tierra y a pesar de ser pequeñita, todos sus detalles, desde lámparas, figuras, el altar y la capilla estaban talladas en roca de sal. Simplemente espectacular. Cabe destacar que para sacar fotografías de esta parte es necesario pagar una donación.

Bajamos para ver la capilla con más detalle:

Después de haber visto todo el recorrido nos llevan a la salida, para no tener que volver a subir caminando todas las escaleras hasta la superficie hay un ascensor minero, prácticamente una jaula, que nos llevará hasta la salida. Es necesario esperar el turno ya que solo se puede subir en grupos de 5-6 personas. Cuando nos cerraron las puertas y comenzamos a subir, nada más coger altura empezó a hacer un ruido, que para ellos sería el habitual, pero a nosotros nos dio un poquito de miedo!

Por fin salimos a la superficie, la excursión nos había encantado. Tras 3 horas de visita, cogimos nuevamente el mismo autobús que nos esperaba en el mismo sitio donde nos había dejado. Volvimos al apartamento con el tiempo justo para preparar algo para comer y dejar todo listo para volver al aeropuerto. Nuestro avión saldría por la tarde y no teníamos tiempo que perder.
Una ciudad con muchísimas cosas para ver, con gente muy amable y generalmente la vida mucho más barata que en otros países de Europa. Recomendamos muchísimo la visita a la ciudad.